lunes, 6 de agosto de 2007

Sobre el Encuentro de Escritores

Esto fue escrito por mì en ocasiòn del XXIV EPE, donde se intentaron discutir algunas cosas, por desgracia, suele suceder que a pocas personas les interesa, prefieren "Naturalizar" las polèmicas, para no quedar en posiciones incòmodas. La historia termina dando la razòn, todo es ideologìa, sobre todo, las palabras. Mucho màs èstas, que como dice Deleuze, son marcadores de poder

¿Encuentro de Escritores Patagónicos o Encuentro Patagónico de Escritores?

Durante el XXIV Encuentro Patagónico de Escritores, se desataron algunas polémicas que ya existían pero que no se habían planteado abiertamente.
El grupo de personas que integró la nueva comisión organizadora decidió, democráticamente, cambiarle nuevamente el nombre al Encuentro que, a lo largo de 27 años, sufrió diversos bautizos y rebautizos. Estos cambios de nombre implican golpes de timón con respecto a la orientación que se le da al Encuentro, y sobre todo, a sus contenidos.
Esta nueva comisión decidió poner, como uno de sus ejes centrales, a la historia. El discurso histórico, considerado un género dentro de la literatura, por lo menos entre las corrientes críticas más actualizadas, fue negado, sin embargo, como literatura, por una facción del grupo de escritores "tradicionales" del Encuentro, objetando la pertinencia de la inclusión en el programa del escritor Osvaldo Bayer, amén de la presencia del filósofo Tomás Abraham y del escritor Martín Kohan , quienes debatieron sobre fútbol y cultura popular.
En lo personal, creo que la urticaria que se generó dentro del grupo tradicional (o tradicionalista) que estaba presente en el XXIV E.P.E. ,tuvo como origen, entre otras cosas, los escasos deseos de este grupo de debatir la propia historia del Encuentro, gestado a la sombra de la última dictadura militar. Esta circunstancia quedó planteada desde el inicio mismo del Evento, con el excelente discurso de apertura leído por Hernán Bergara en la ceremonia inaugural.
Otros cuestionamientos se debieron, sobre todo, a razones personales (o personalistas) de algunos asistentes, preocupados o inquietos por el hecho de que el Concurso, que premia con la edición de las obras , tuviera carácter nacional y no sólo regional. Fue muy interesante comprobar que algunos de ellos consideran que nuestra literatura es "menor de edad" y no puede competir a nivel nacional. Ésa no es la opinión de quien escribe esto y, como prueba del error de juicio de estos personajes, más interesados en "cuidar su quintita" que en la propia literatura, se les señaló que el primer premio en poesía había correspondido a la poeta madrynense Silvia Iglesias, pese a que la convocatoria del concurso tuvo alcance nacional.
Entre las cosas que se argumentaron en contra de que el concurso sea a nivel nacional, se dijo que, cuando eso sucedía, ganaban poetas de otros lados del país y no de la Patagonia. Amén del carácter regionalista-esencialista de este comentario, debo señalar otra circunstancia que parecería inocente y no lo es. Al ser nacional y no regional el concurso, dos de los tres jurados deben ser de otro lado (es decir, no de la Patagonia) ; en cambio, si es regional, esta proporción se invierte. Esto está lejos de ser un "detalle inocente" en un campo literario donde somos pocos y nos conocemos mucho.
Se argumentó también que nuestra literatura no tiene más que treinta años. Esto fue rebatido enfáticamente por nuestro grupo (Verbo Copihue), porque es uno de los argumentos esgrimidos por aquellos que sostienen la teoría "fundacional" de la Literatura Patagónica.
El grupo que integramos siente la obligación de plantear oposición a estos microdiscursos que tienden cada vez más (es evidente) a circunscribir a nuestra literatura a un "nuevo regionalismo" de carácter sectario, autoritario y excluyente, que intenta tapar toda polémica.
Por esa causa, se nos acusa de "polemistas", "discutidores", "quilomberos", bah...; rótulo éste que, lejos de insultarnos, nos honra.
Se nos preguntó también hasta cuándo vamos a seguir con el tema de la dictadura. Y respondimos que el tiempo que haga falta hasta desmontar todos los núcleos discursivos que la dictadura militar nos heredó, y todas sus estructuras, entre ellas, el sistema de legitimaciones, representaciones ideológicas y canon literario. Es nuestro papel irrenunciable desde la praxis literaria y crítica.
Estos "nuevos regionalistas" son los que añoran esos "buenos viejos tiempos" donde se reunían en el Encuentro como cofrades, año tras año, siempre los mismos; y la sociedad y el público de Madryn permanecía puertas afuera de ese festejo de amigos o, en último de los casos, sostenía, con el alto costo de las entradas abonadas, la subvención de los poetas invitados (a dedo). Ésa es una interesante diferencia a remarcar. Durante el XXIV E.P.E., la participación de la gente de Madryn fue libre y gratuita en todas sus actividades. En los otros Encuentros, el costo de las entradas era importante, y los talleres desarrollados en ellos tenían un costo aparte del de la entrada; además, este año tuvieron participación estudiantes del nivel Polimodal, presentando ensayos sobre temas de su interés, cosa que ni siquiera se pensó en otras ediciones del Encuentro. Con el dinero de las entradas y talleres, se cubrían los gastos de transporte, alojamiento y comida de esos "invitados vip" que en esta oportunidad concurrieron (muy pocos , es cierto) por su cuenta, y patalearon ante la "significativa ausencia" de sus amigos. Y remarco el término de "significativa ausencia", porque creemos que el XXIV Encuentro Patagónico de Escritores fue virtualmente vaciado. Como bien lo señaló Ariel Williams, es tan significativa la ausencia de algunos nombres como su presencia en otras ediciones. No creo que corresponda hablar de "complot", más bien creo que fue algo inconsciente o formado en la estructura de pensamiento de una serie de escritores que se consideran a sí mismos algo así como una "casta", cuyos privilegios les vienen a través de esgrimir una "trayectoria" (término usado en el debate) que se construía de la misma manera y con las mismas viejas prácticas.
Todo esto no quiere decir en absoluto que nuestro grupo no defienda la Literatura Patagónica, porque creemos en ella, pero no desde la idea de una literatura "menor de edad" o inimputable, sino todo lo contrario. Nuestra literatura está lo suficientemente madura como para abrirse a nivel nacional y también internacional, como pudimos comprobar con nuestra revista virtual, leída en los cinco continentes.
Eso nos deja con algunas preguntas inquietantes: ¿con quién se encontraban antes los escritores patagónicos?, ¿con la sociedad o entre ellos?, ¿para qué?, ¿para insertarse dentro de la sociedad o dentro de un canon abstracto?.
La polémica quedó planteada y, como se ve, no pasa por la mera cuestión sintáctica, se trata de objetivos, de puntos de partida y también de puntos de llegada. Apoyamos con entusiasmo la idea de popularizar el debate acerca de la literatura, y popularizar no implica "bajar el nivel", como bien lo demostraron los organizadores; festejamos la apertura del Encuentro a nivel nacional , soñando quizás (¿por qué no?) con abrirlo a nivel internacional, porque los regionalismos se basan en posturas conservadoras del orden establecido; quedará entonces por hacer explícitas muchas cosas que se piensan acerca de la Literatura Patagónica y su status de literatura regional (o regionalizada), cerrada, endógena, elitista, que parece tener algunos cómplices adentro.
Claudia Elisabet Sastre.
Se aceptan réplicas y se publicarán por el mismo medio.

Etiquetas

Bienvenidos!!!

Este espacio es un homenaje a un Grupo Literario que existiò el la Patagonia y del que tuve el honor de ser una de las fundadoras. Este grupo, ademàs de su labor poètica y una gran militancia en el campo de las letras y la cultura, iniciò una crìtica literaria en la zona.
Me gustarìa compartir con los lectores trabajos de crìtica literaria, textos inèditos, etc... en fin... lo iremos haciendo entre todos. Se aceptan sugerencias
La foto que encabeza la pàgina es del lugar donde vivo: Puerto San Juliàn, en el Vìa Lucis -sobre el Monte Cristo-Patagonia.

Datos personales

Mi foto
Puerto San Juliàn, Santa Cruz, Argentina
poeta, narradora, crìtica literaria,madre de tres hijos, casada, ama de casa.