miércoles, 25 de marzo de 2009

Reseñas nuevas- Quieta para la foto y Yuyo Seco de Liliana Campazzo

Quieta para la foto- Liliana Campazzo. Simurg- 2003. Buenos Aires.
ISBN 987-554-021-8


Entre la quietud y el movimiento se resuelven en una dialéctica superadora estos poemas tan bellos como mínimos, tan irónicos como tiernos, tan ambigüos como sólidos y concretos. Esa voz que nos presenta pequeños escorzos de momentos, que bien podrían ser definidos como fotos movidas, es la voz asombrada y mordaz del fin de la infancia. Campazzo va trabajando diferentes devenires desde planos inestables, miradas que juegan entre lo objetivo y subjetivo del lenguaje. Desde ese punto de vista (el mío aclaro) “Quieta para la foto” podría ser la orden impartida, y el libro su respuesta irreverente, de quien se mueve constantemente, de quien no quiere ser atrapado en una mirada concluida, porque desea que su movimiento defina su ser, desde su inestabilidad...
El libro se desenvuelve en cuatro partes, sin contar al prólogo, al discutible prólogo (pero eso es otro tema). Las partes son como carátulas-espejos: Poemas de la mujer, Poemas de la mujer que mira, Poemas de la niña, Poemas de mirar a las que era. Esas carátulas-espejos se abren hacia esos escorzos antes mencionados, van cambiando como va cambiando el punto de vista de quien refleja, y en el reflejo del reflejo ad infinitum de una mujer que no acepta ser congelada en una foto que no cambia, que permanece exacta a sí misma con el tiempo. Ella dice que ningun espectador es inocente, ella sabe que ya no hay inocencia. Ella se niega a permanecer quieta para la foto




Yuyo Seco Liliana Campazzo- Editorial Limón- 2006-Neuquén. Argentina
ISBN 987-22056-4-7


Podría parecer lugar común hablar de la escritura como un mecanismo o artefacto usado para conjurar la muerte. La muerte propia y/o ajena. Tal vez sea lugar común, no lo sé. Lo que sí sé es que ante un libro como Yuyo Seco, la muerte vuelve a instalarse ante los ojos del sujeto asombrado, llenándole el ombligo de dudas. Será un tópico femenino o no. La muerte: ella es hembra como nosotras. Soledad era hembra, la otra soledad, en mínúsculas plurales también lo es. Y solos se quedan los muertos/as, ante esa conmoción, la poeta se queda sin palabras, se queda sin su “qué decir”, vendrá la poesía a conjurar su habla. Soledad Pazos es la muerta, la imagen que un día deja a Campazzo sin palabra.
Por qué Yuyo seco me preguntaba una y otra vez? Será que el yuyo inútil pero presente e insistente nos define, ese yuyo que no sirve para nada, excepto para arder en los veranos? Para provocar incendios? Eso es lo que sucede con este Yuyo Seco, arde en el lenguaje, provoca el fuego.
Este libro potente, triste desde el momento que la tristeza puede ser un modo de resistencia, la que se duele en su lenguaje, la que se obsesiona con una imagen, una roja flor de sangre brotando en la cabeza de una mujer muerta necesita comprender. Esa poeta recorre su zona, su Patagonia es más que una geografía, es poética, busca piedras, busca peces, busca mar...
A la vera de la ruta 3 va documentando, va situando, describiendo. La poesía en Patagonia se va volviendo cada vez más testimonial, habrá que preguntarse qué va provocando ese fenómeno, que la diferencia tan profundamente de la poesía del resto del país. La poeta del norte de la Patagonia, como ella misma se describe es, a la vez, la poeta situada donde comienza el fin del mundo; y ya sabemos que en los extremos suceden cosas extremas. Al poeta suele sucederle que el silencio lo amenaza. Por eso lo conjura. Ya no hay un lirismo de medias voces, de susurros. Yuyo seco es voz alzada, incendiada, es voz piquetera y repiquetera de quien “escribe para no matar/ por ella”.


Claudia Elisabet Sastre, Puerto San Julián, Patagonia, 25 de marzo de 2009


Entre en http://es.shvoong.com/writers/bwugan y vote por las reseñas. Así colabora por la difusión de la literatura patagónica

Etiquetas

Bienvenidos!!!

Este espacio es un homenaje a un Grupo Literario que existiò el la Patagonia y del que tuve el honor de ser una de las fundadoras. Este grupo, ademàs de su labor poètica y una gran militancia en el campo de las letras y la cultura, iniciò una crìtica literaria en la zona.
Me gustarìa compartir con los lectores trabajos de crìtica literaria, textos inèditos, etc... en fin... lo iremos haciendo entre todos. Se aceptan sugerencias
La foto que encabeza la pàgina es del lugar donde vivo: Puerto San Juliàn, en el Vìa Lucis -sobre el Monte Cristo-Patagonia.

Datos personales

Mi foto
Puerto San Juliàn, Santa Cruz, Argentina
poeta, narradora, crìtica literaria,madre de tres hijos, casada, ama de casa.