jueves, 2 de abril de 2009

Reseñas:La Nueva Rabia y Crujir el habla- Eckhardt+Mellado



La nueva rabia, Marcelo Eckhardt- Literatura Mondadori- Buenos Aires, 2008.ISBN: 978-9397-94-7
Quizás ese lector que haya cerrado la última hoja de “El juguete rabioso” se haya preguntado qué fue de la vida de Silvio Astier después, cuando el ingeniero Arsenio Vitri le propone ir a trabajar en el petroleo a Comodoro Rivadavia. Marcelo Eckhardt se lo preguntó, y viaja, con Astier, en barco, a esa Comodoro petrolera de principios del siglo. A la manera de los viajeros extranjeros pero distinto, más bien como extrangertinos -que es lo que somos los patagónicos, sin duda- este viaje estará atravesado por la literatura, estará habitado por el desencanto argentino, estará recreado por la desolación, por la traición, por la soledad...Astier se cambia el nombre, cruza la frontera, se convierte en desertor, huye al desierto, deserta, se llamará ahora Radek (una especie de anagrama inconcluso del mismo Eckhardt) y traerá su rabia aquí, al sur. Una rabia que es un modo de resistencia. La utópica Comodoro de entonces, con sus putas y cabarulos, con sus bares de borrachos, con sus delirios petroleros es la de ayer, la de hoy, la de mañana, la ciudad que se extiende entre el Chenque y el mar, para recibir a exiliados, desertores, un Borges, ignoto todavía, incapaz de ver el desierto, soñando con jardines que no son. El viaje textual incluye lecturas sobre Los siete locos, al astrólogo, al buscador de oro, a una lectura casi secreta de Ester Primavera. La impecable prosa de Eckhardt, uno de los mejores escritores de Argentina, el mejor, sin duda, narrador de la Patagonia, no nos da tregua, desde la velocidad inquietante de la narración, la acción se presenta como un continuum entre la ficción y la realidad (podemos, en virtud ,jurar que la ficción no existe y la realidad es algo real acaso?) . Marcelo Eckhardt es un autor insoslayable de la literatura patagónica. Un autor que no necesitó irse a Buenos Aires para ser reconocido, o como provincianamente se cree, para triunfar. Marcelo escribe desde el sur la otra literatura, la que se escapa al canon, a la lectura centralista, es la escritura nómade, excéntrica y desertora. La literatura que no se puede encasillar ni analizar desde las pautas de la literatura bonaerense, mal llamada argentina. Radek ( o Eckhardt) construye su utopía deshecha en la ciudad del petroleo, dando muestras de que las segundas partes (si la tomamos como segunda parte de “El Juguete Rabioso”) si pueden ser buenas, Roberto Arlt así lo habría pensado, eso creo.


Crujir el habla, Luciana Mellado- Botella al mar- Buenos Aires-2008ISBN: 978-950-513-449-6

En el texto que funciona como poema liminar a la manera de prólogo, Luciana Mellado se refiere a la naturaleza de las cosas que crujen, como si fuera un tratado de historia natural. Formalmente, cada frase breve comienza con el verbo Cruje, creando un sentido sonoro, aliterando cada reflexión. Me remitió inmediatamente a un canto chamánico. Recordé (a la manera platónica, o sea que aprendí) el canto en que Lola Kiepja hace crujir su quillango para entrar en trance, una especie de operatoria o mantra sagrado, que relaciona al todo con la parte del todo; así, metonímicamente entonces fui llevada, por el éxtasis si se quiere dentro de ese texto: Crujir el habla. Operatoria de torsión absoluta, someter al habla a pruebas imposibles. La poeta intenta recrear su propia lucha con la materia resistente, armonizando aquello que es inarmónico por naturaleza, aquello que tropieza y lucha, razón y corazón. El modo en que Luciana organiza su libro nos habla de esa lucha, de la dificultad de separar en parte lo que se entrelaza, crujiendo por sus grietas, mostrandonos el interior de la duda, del dolor, de la ausencia de palabras para nombrar eso que no tiene nombre. Lo hace, magistralmente inserta dentro de la tradición de poesia femenina, sin ningún tipo de pudor, ya que la poeta se reconoce en continuidad con un matriarcado, un mundo femenino por mucho que la presencia másculina esté, presente e importante. Luciana Mellado nos abre esa ventana ansiosa de su subjetividad y la extiende, la despliega en cinco partes determinadas por la indeterminación; a saber: DE LA NATURALEZA DE LAS COSAS QUE CRUJEN, ASTROLABIOS PARA UN ROSTRO, AMOR EN ALBA, LA LENGUA QUE COJEA Y LO QUE SE MUEVE Y QUEDA.
Los intertextos constantes con la literatura se integran como elementos importantes, constituyentes de esa lengua que cruje, las lecturas, como vivencias se asumen propias, elecciones vitales de alguien que problematiza la lengua y sus efectos más dramáticos: la escritura, de alguien que además se la juega, y escribe, sobre sus dudas, de sus dudas, las acerca, las humaniza, las poetiza, las exhibe.

Claudia Elisabet Sastre- Puerto San Julián, 2 de abril de 2009

3 comentarios:

Cuper dijo...

me gustó mucho el libro de Luciana. También en poesía están "Las niñas del espejo". saludos y beso

Anónimo dijo...

si cuper, hermoso las niñas, también lo reseñé, besotes a vos, a minicuper y a facu
clau

maritza dijo...

un abrazo a ambos autores. Ademas tu comentario provoca esas ganas de leerlos inmediatamente. Gracias por mantenernos al tanto de la produccion regional. Ojala pudieran llegar a traves de vos algunos libros cuando vengas. Un abrazote a todos.

Etiquetas

Bienvenidos!!!

Este espacio es un homenaje a un Grupo Literario que existiò el la Patagonia y del que tuve el honor de ser una de las fundadoras. Este grupo, ademàs de su labor poètica y una gran militancia en el campo de las letras y la cultura, iniciò una crìtica literaria en la zona.
Me gustarìa compartir con los lectores trabajos de crìtica literaria, textos inèditos, etc... en fin... lo iremos haciendo entre todos. Se aceptan sugerencias
La foto que encabeza la pàgina es del lugar donde vivo: Puerto San Juliàn, en el Vìa Lucis -sobre el Monte Cristo-Patagonia.

Datos personales

Mi foto
Puerto San Juliàn, Santa Cruz, Argentina
poeta, narradora, crìtica literaria,madre de tres hijos, casada, ama de casa.